Preparar la maleta sin conocer el destino se está convirtiendo en una nueva forma de viajar de lo más entretenida. Porque la vida es un viaje, no un destino, y porque, hay tantos lugares increíbles por conocer… Que, ¿cómo decidirse por uno? Si de vez en cuando prefieres que sea el azar el que decida por ti, ahora puedes hacerlo. Y es eso mismo lo que hemos hecho nosotros 🙂 Porque de la mano de WowTrip nos hemos adentrado en esta aventura para tachar una nueva ciudad europea de nuestros destinos por conocer. Así que hicimos las maletas, nos mordimos las uñas por los nervios y nos hemos tirado a la piscina para romper con la rutina y recargar las pilas. ¿Dónde? ¡Sorpresa! Igual que puedes hacerlo tú, lo descubrimos en el aeropuerto. ¿Quieres saber cómo nos fue? Te contamos a continuación nuestra experiencia.

La verdad, es que teníamos muchas ganas de probar esto de los viajes sorpresa. Así que decidimos embarcarnos en uno, y la suerte estuvo de nuestra parte. Porque pudimos conocer una ciudad europea increíble. ¿Quieres descubrir nuestra experiencia? Entonces sigue leyendo.

Pero antes, una pequeña explicación de lo que ofrece WowTrip. Se trata de una novedosa forma de viajar en la que desconoces el destino de tu viaje. Y es que ofrecen viajes sorpresa por Europa con hotel y vuelos incluidos desde sólo 150€. La oferta incluye estancias desde 2 noches (3 días) y hasta una semana entera. También tienes asegurado el alojamiento en hoteles de 3* o 4* céntricos para que aproveches la escapada al máximo. Por último, recibirás una guía del destino en la documentación de tu viaje sorpresa. Así, aunque no hayas tenido tiempo de planear nada podrás descubrir fácilmente las principales atracciones de la ciudad que visitarás.

¿Quieres saber qué tal fue nuestro viaje sorpresa con WowTrip? Pues lo primero, acostumbrados a viajar de forma organizada y con cada punto por visitar apuntado… En esta ocasión la emoción del viaje fue máxima. Nosotros no fuimos capaces de aguantar hasta el final, ¡los nervios! Así que cuando faltaban 48 horas para el viaje descubrimos que íbamos a conocer nada más y nada menos que Budapest. Entrando en Mi WowTrip accedimos a la información de los vuelos, destino, hotel y una guía súper completa de que ver en la ciudad.

3 días en un destino sorpresa como Budapest dan para mucho. Y seguro que será igual para otro destino 😉 A nosotros con 3 días y 2 noches nos dio tiempo de ver lo más importante. Aunque si eliges una escapada más larga, seguro que podrás descubrir otros detalles y lugares que valdrán la pena.

 

VIAJE SORPRESA A BUDAPEST

 

El vuelo de ida fue muy temprano por la mañana con la aerolínea Wizz Air. Y el de vuelta fue por la tarde con Ryanair. Así que, afortunadamente, tuvimos prácticamente 3 días completos en la ciudad. Además, en ambos casos tuvimos incluido 2 piezas de equipaje de mano. (1 equipaje pequeño de cabina + 1 equipaje adicional de 10 kg.) Aunque cada una de las aerolíneas que usamos tiene una política diferente del equipaje facturado o a bordo, no tuvimos ningún problema porque WowTrip nos avisó de las diferencias. (En la ida tuvimos que facturar pero en la vuelta no.)

Una vez llegado al aeropuerto de destino, pusimos rumbo al hotel. Nosotros nos alojamos en el Art’otel Budapest, by Park Plaza 4*. Un hotel céntrico ¡justo en frente del Parlamento! Además, tuvimos la suerte de tener unas preciosas vistas hacia el Bastión de los Pescadores desde la habitación. El hotel, además de encontrarse en el corazón de Budapest, cuenta con Certificado de Excelencia y una excelente puntuación de 4,5/5 en TripAdvisor basada en más de 3300 opiniones. A escasos metros del hotel hay una parada de tranvía. Además a menos de 5 minutos a pie está tanto el metro como una parada de autobús y un gran supermercado.

 

Nuestro primer día

 

Tras hacer el check-in en el hotel, dimos una vuelta en los alrededores buscando algo que llevar a la boca. Y dichosa nuestra suerte al toparnos con el restaurante húngaro Ildikó Konyhája. Comimos ¡hasta reventar! unos platos riquísimos que en cuanto tengamos ocasión repetiremos 😛

Después de la comilona, empezó nuestro recorrido por la ciudad. Al estar a escasos 10 minutos a pie del hotel, estaba claro que la primera parada era el famoso Puente de las Cadenas. Seguidamente nos dirigimos hacia el impactante Monumento Zapatos en el Danubio. Se trata de una escultura a orillas del río Danubio dedicada a las cerca de 80.000 victimas judías que fueron asesinados brutalmente durante la Segunda Guerra Mundial. Muy cerca de este conmovedor punto, se encuentra el impresionante Parlamento. Un enorme edificio símbolo de la ciudad. También visitamos la Basílica de San Esteban, así como el Museo Nacional de Hungría y la Gran Sinagoga de Budapest.

 

2º día de nuestro viaje sorpresa a Budapest

 

El segundo día de nuestro viaje fue el mejor aprovechado. En parte porque era el único día completo en la ciudad y, en parte, porque el itinerario nos permitió ver las mejores vistas de la ciudad además de darnos un merecido descanso. Tras un desayuno para ir con las pilas cargadas, pusimos rumbo a la primera cuesta del día. Y es que nos dirigimos a los pies de la Estatua de la Libertad ubicada sobre la colina Gellért. Se trata de una estatua de bronce construida en memoria de la liberación de Hungría por parte de la soviética durante la Segunda Guerra Mundial. La estatua se puede ver desde la orilla del Danubio, pero vale la pena subir hasta sus pies. Y es que desde su altura, podrás disfrutar de unas impresionantes vistas de Budapest. Tampoco te pierdas una visita a la Ciudadela en el mismo monte Gellért. Antes de llegar a la Estatua de la Libertad, aprovechamos para visitar la Iglesia Rupestre (bastante rápida de ver).

Después de un pequeño descanso para disfrutar de las vistas, pusimos rumbo al siguiente punto por ver. En este caso es la Colina de Buda y, por supuesto, el Castillo de Buda. La subida para llegar aquí es algo pesada, así que recomendamos coger el funicular (desde la plaza donde acaba el Puente de las Cadenas). Para la bajada, lo dejamos a vuestra elección, aunque recomendamos hacerla andando para disfrutar de las vistas. Y por último, pusimos rumbo hacia el Bastión de los Pescadores y la Iglesia de Matías.

 

 

 

 

 

2º día (parte 2)

 

Tras un descanso para comer, decidimos que nos merecíamos muy mucho un momento relax. Y, ¿qué mejor que una visita al mayor balneario de Europa? Porque otro de los principales atractivos de la ciudad, son sin duda alguna, sus múltiples balnearios. Pero ya que estamos, nos pareció muy interesante ver desde dentro y rodeado de chorros de agua, el famoso Széchenyi Spa. Puedes comprar tus entradas AQUÍ. ¿Que decir sobre este momento del día? Relax, descanso, bienestar… todo gracias a sus 18 piscinas tanto interiores como exteriores y sus múltiples saunas. Además, si necesitas una relajación extra, ofrecen todo tipo de masajes y tratamientos como el spa de cerveza. El spa se encuentra rodeado del enorme Parque Városliget. En sus dominios hay senderos, zonas de descanso, un lago y el Castillo de Vajdahunyad, entro otros. Por último, antes de volver al hotel, visitamos la Plaza de los Héroes. Se trata de una gran explanada dominada por el Monumento del Milenio que conmemora los 1000 años de la nación húngara.

 

3er día de nuestro WowTrip en Budapest

 

En nuestro último día nos quedaba por descubrir la Isla Margarita. Situada en el río Danubio, entre Buda y Pest, es un gran parque que ofrece un sinfín de actividades de ocio. Y es que en sus más de 2500 metros de longitud, la isla cuenta con varios jardines, un pequeño zoo con animales de granja (entrada gratuita), las ruinas del Convento de Santa Margarita y otros detalles. Uno de los puntos más importantes de la isla es el depósito de agua. Actualmente se utiliza como mirador además de sala de exposiciones temporales. En este enorme parque también encontrarás (justo en la entrada) la fuente musical más grande de Hungría. Así como un jardín japonés y una piscina con toboganes acuáticos.

Dado que la isla es bastante grande, además de recorrerla andando, puedes alquilar una bicicleta, coche a pedales, coche eléctrico (tipo carrito de golf) o incluso verla en bus. Visitar la isla nos llevó prácticamente toda la mañana. Así que, una vez finalizada la visita pusimos rumbo al Mercado Central. Además de ser un edificio muy llamativo, es un lugar perfecto para llevarte un recuerdo de tu viaje. Y además ¡comer! Porque en la planta alta del edificio encontrarás distintos puestos de comida típica. Te recomendamos no ir en hora punta para comer aquí si no quieres hacer cola para encontrar un hueco donde sentarte.

 

3er día (parte 2)

 

Tras otra deliciosa comida ya quedaba poco tiempo para tener que poner rumbo al aeropuerto. Así que nos dirigimos hacia la Avenida Andrássy, que nos quedó pendiente por visitar el día anterior en nuestro camino hacia el Széchenyi Spa. Se trata de un bulevar emblemático y una verdadera atracción turística. La avenida cuenta con maravillosos edificios, como por ejemplo la Ópera (lamentablemente estaba en reformas durante nuestro viaje). También es una de las calles con mayor historia de la ciudad y fue declarada Patrimonio de la Humanidad. Por último, antes de coger el vuelo de vuelta, tuvimos tiempo de visitar la Plaza Vörösmarty Tér. Se trata de un lugar muy céntrico y moderno donde los jóvenes de la ciudad se reúnen para tomarse una copa o mojarse los pies en la fuente de agua mientras se relajan.

 

Gastronomía húngara 🍴

 

Antes de finalizar este articulo y si quieres apuntar alguna otra delicia húngara que probar, sigue leyendo. Porque lo que no debe faltar es degustar una de las famosas sopas húngaras. Muy típico en su gastronomía, nosotros probamos la sopa gulyás (goulash). Se trata de una sopa preparada mediante una cocción muy lenta con carne de vacuno o buey y pimentón dulce molido. Otro plato que hemos probado durante este viaje son los ñoquis húngaros (nokedli). Normalmente se usan como acompañante para todo tipo de carne y guisos. Nosotros la probamos con un plato de sertéspörkölt (cerdo asado) que ¡se deshacía en la boca! Tampoco nos quedamos con las ganas de probar varias variantes de las famosas lángosh, y es que las hay saladas y dulces para todos los gustos. Y de postre, hay que probar sí o sí el somlói galuska (bizcocho de Somló). Es el pastel favorito de los húngaros y una delicia ideal para los más golosos 😋

 

 

 

 

Esperamos que hayas disfrutado de nuestro viaje sorpresa a Budapest. Y por supuesto, de que te animes a hacer un WowTrip pronto. Tanto si conocías este tipo de viajes como si no, ¿harías uno? Cuéntanos en los comentarios que piensas de los viajes sorpresa. Y si ya has viajado con WowTrip, ¡anímate a contarnos tu experiencia!

¿No quieres perderte ninguna de nuestras ofertas? ¡Dale a "Me gusta" y síguenos en nuestro Facebook, Twitter y/o Instagram para estar a la última!

Etiquetas: , , ,